despertando la creatividad a través de la LITERATURA infantil

“La vuelta al mundo en 80 días” de Julio Verne es una novela compleja para niños menores de 10 años, generalmente. Aún así encuentro que es un trabajo interesante hablarles sobre este libro al igual que contarles las aventuras por las que pasa el personaje de Fhileas Fogg en tan gran viaje.

Los niños describen mediante sus grafismos y creaciones plásticas aquello que conocen del mundo, así que, es muy estimulante enseñarles medios de transporte diferentes con el objetivo de que posean un mayor conocimiento de los vehículos que podrían utilizar para desplazarse en determinados medios o paisajes.

Casi de forma natural (y digo casi porque yo les guío sutilmente hacia ello mediante preguntas o sugerencias) se dan cuenta de que no pueden usar un solo medio de transporte para volar y para ir bajo el mar o por el desierto, cada uno tiene unas características particulares para moverse por determinados sitios.

Un ejercicio plástico muy motivante para ellos es realizar, diseñar, inventar un vehículo que les permita viajar por aquellos sitios que les gustaría.

Aviones que se sumergen en el agua, trenes —para poder viajar con mucha gente— que tienen alas e incluso atraviesan la tierra para llegar antes al otro extremo del globo, coches con patas de elefante…

En el taller de Julio Verne que realicé en UBIKcafé de Valencia los niños crearon, además, unas bolas del mundo colgantes donde inventaron países para viajar con su medio de transporte creado previamente.

Hay muchas formas de trabajar a nivel plástico la literatura. Se puede fomentar el interés por los libros mediante una aplicación plástica y creativa, o bien, utilizar los cuentos y libros como recurso para desarrollar la imaginación. Dependerá de en qué lugar coloques los objetivos de desarrollo del niño.

despertando la creatividad a través de la LITERATURA infantil

¿A quién le gusta que le lean?... Yo pienso que todas las personas disfrutan del placer de que les lean un cuento, de que les cuenten una historia mientras imaginan los personajes, paisajes, sucesos...
Las ilustraciones de los cuentos infantiles son muy motivantes para todos, especialmente para los niños.
Yo prefiero los cuentos y lecturas sin imágenes para poder imaginar yo misma todo su contenido y hacerlo a mi medida.
Para los niños es un buen ejercicio escuchar un cuento que se tienen que imaginar, aunque de entrada prefieran los cuentos con dibujos.
(Laura Carratalá es una mujer artista que trabaja la plástica en la infancia. Cuenta los cuentos de una forma mágica como si sacara conejos de la chistera).
Después de la lectura de un cuento me gusta hablar con los niños. Me cuentan
experiencias relacionadas con las historias y muchos, después, me piden hojas en blanco para pintar personajes o escenas imaginadas con estupendos resultados.
(Claudia, 3 años, realizó un dibujo de un topo, el protagonista de la historia del cuento que les contó Laura en el taller de creatividad).
Los niños interrumpen haciendo preguntas acerca de los cuentos y esto es muy positivo porque te muestran su interés en comprender la historia que estás leyendo. Indica que les
interesa lo que cuentas y que prestan atención. Al acabar la historia ellos hablan sobre ella, entre ellos, contigo... analizando las situaciones e incluso cambiando finales o secuencias a su antojo.
Preparar y adaptar un taller plástico relacionado con la literatura infantil no es nada fácil para mi. Hay que conectar una historia con una resolución gráfica concreta que esté íntimamente relacionada con el cuento. Por ello siempre elijo cuentos infantiles que se prestan a desarrollar la imaginación y la creatividad.
"El principito" es uno de mis libros favoritos que poseen estas características y muchísimas más. He realizado diferentes trabajos plásticos de este cuento y siempre he tenido resultados y procesos de trabajo muy interesantes.
En el taller realizado en UBIKcafé de Valencia los niños trabajaron el capítulo 1 y el 2 del libro.
Con la historia de la boa abierta y la boa cerrada jugaron a encontrar seres o cosas en formas
de líneas parecidas a la boa del principito, surgieron mariposas, monstruos, caracoles, coches, rostros y personajes de las manchas dadas y los niños estaban encantados pidiendo hojas y hojas con formas diferentes.
La historia del capítulo de los corderos, donde el piloto le acaba dibujando una caja al principito, da también mucho juego para potenciar la creatividad: dibujando seres que podrían vivir en una caja propia o realizando cajitas para guardar sueños o secretos que se ajusten a la medida de cada niño, como hicimos en el taller creativo de UBIKcafé.
Después de realizar algunos talleres es fácil encontrarse niños que desean leerte un cuento para hablar después de las historias mágicas que existen.
La literatura infantil es un buen material para desarrollar la imaginación, estoy convencida de ello.

TALLER DE CREATIVIDAD

La creatividad en los niños va unida estrechamente a la imaginación.
Son cosas distintas, la creatividad es el proceso de presentar un problema en la mente con claridad (ya sea imaginándolo, visualizándolo, suponiéndolo, meditando, contemplando, etc.) y luego originar o inventar una idea, concepto según líneas nuevas o no convencionales. Supone estudio y reflexión más que acción.
La imaginación, en cambio, es la capacidad cognitiva de representar mentalmente cosas que existen o no.
En el taller de creatividad estudiamos el tema que nos ocupa, ayudamos a imaginar algo concreto, a proyectar un trabajo con ideas más o menos innovadoras y a llevarlo a cabo.
Muchos niños empiezan los talleres diciendo que no ven nada, que no saben cómo enfrentarse a un papel en blanco. Llama la atención el hecho de que la mayoría de estos niños que comienzan aburriéndose o temblando cara a una actividad propuesta son los que posteriormente más ideas tienen y se involucran en el trabajo de una forma sorprendente. Probablemente, y es una conclusión muy personal, estos niños son como botellas de "champán": una vez consigues sacar el corcho, la espuma se desborda por el gas que contiene.
Suelo evitar atascamientos mentales de los niños preparando material motivante y dando unas pautas mínimas de trabajo, como presentar en el papel una forma en la que tienen que encontrar un dibujo dentro o recortes de partes de la cara para que realicen un collage libre con una temática concreta.
(Taller de "monstruos" con la técnica de collage.
Etién, 8 años nos cuenta su monstruo: qué come, dónde vive y si da mucho miedo...)
Los trabajos grupales pueden resultar, de entrada, menos creativos. Esto no tiene por qué ser así. El trabajo con sinestesias, por ejemplo, es un buen trabajo que potencia la creatividad. Murales plásticos que conectas con sonidos estudiando los ritmos, texturas, etc.
(En el taller "mural-musical" realizamos esta experiencia de forma satisfactoria. Incluimos el movimiento, los niños cambiaban de lugar y pintaban en sitios donde otros habían pintado ya, de cara a que fuese un mural común pero partiendo de forma individual de grafismos desarrollados por otros. Un mural-musical es un trabajo común en el que, de forma individual, se trabaja por partes escuchando sonidos e interpretando gráficamente).
Dejando al niño libre pero con pautas, para que el miedo no limite la creación, se consigue un proceso largo e íntimo de creatividad.

ARNO STERN

Cuando descubrí a Arno Stern el concepto de "arte infantil" cambió por completo. La palabra arte libre, o mejor "expresión creativa" cobró entonces unos matices más puros, pulidos.
Cuando trabajo intento intervenir lo mínimo en el trabajo de los niños con el objetivo de que mis juicios o mis experiencias no interfieran en su creación y su visión del mundo.
Pero, acostumbrada a partir de unos objetivos de trabajo, esta tarea resulta tremendamente difícil. Desaprender es más complicado que aprender y en esta sociedad en que se valora el resultado final de una creación y no su proceso, por rápido y corto en el tiempo que haya sido, es aún más complejo.
La mayoría de gente juzga el trabajo de un educador como guía, como aquél que da pautas a los niños, les enseña lo que está bien y lo que está mal, juzga los "resultados"...
Cuando tu trabajo es apreciar el trabajo de los niños, asistir a sus demandas, dejarles libres porque con ello les abres las puertas del aprendizaje, la mayoría de gente no llega a comprenderlo.
El trabajo de Arno Stern en París ha sido seguido e inculcado en todo el mundo con resultados extraordinarios, niños felices que se desarrollan en todos los aspectos, personas que se expresan, como si de repente y por fín tuviesen aire para respirar.

TALLER DE CREATIVIDAD

TALLER DE CREATIVIDAD INFANTIL
Taller que pretende desarrollar la imaginación de niños entre 4 y 10 años.
La creatividad está ligada a muchos procesos cognitivos, de hecho, está vinculada a la toma de decisiones directamente, no solo decisiones relacionadas con el trabajo artístico que se está desarrollando, sino que se generaliza a las de la vida diaria como persona y sujeto activo. Por ello aumenta la autoestima, la seguridad en uno mismo, ayuda a tener un concepto más claro de él y de su entorno, aprendiendo a analizar situaciones desde el principio y a proyectar las posibles soluciones y consecuencias. Éste aspecto está directamente relacionado con un mayor autocontrol en situaciones de la vida diaria.
Es de sobra sabido la cantidad de aspectos que desarrolla la creatividad.
Al estar vinculada a la creación y el trabajo con las manos potencia también habilidades manipulativas (motricidad fina y gruesa) y la orientación visoespacial.
Al realizar ejercicios para el mantenimiento de la atención, aumenta la capacidad de aprendizaje.
Está especialmente recomendado para niños con problemas atencionales, de autoestima, con hiperactividad o al contrario, niños con problemas de expresión e incluso para mejorar sus hábitos de trabajo y su autonomía. La creatividad es un regulador, proporciona equilibrio de la actividad física y mental.
Para todo ello se proponen actividades artísticas, lúdicas y motivantes cuyo objetivo es el propio desarrollo cognitivo del niño. Actividades de plástica, modelado, construcción y otras de desarrollo de la creatividad.
Son actividades grupales que parten del propio desarrollo individual de cada niño, haciendo hincapié en el proceso de trabajo y no en el resultado final. Aquí lo importante es cómo hace las cosas y no lo que hace. Cómo proyecta un trabajo, lo analiza, lo desarrolla, lo pule, le da vida y lo evalúa.
Cada niño tiene un universo dentro, dejemos que nos lo muestre y que se de cuenta de que lo tiene.

SONIDOS Y MOVIMIENTOS

video
La creación de vídeos con los niños es altamente motivante.
Descubren, experimentan lo que significa, no solo los diferentes sonidos que pueden hacer y luego oír, sino también el movimiento de su cuerpo que más tarde pueden ver. Una interacción muy interesante, que tiene el añadido del uso de las nuevas tecnologías en la creatividad y expresión.
Como dice Luvel García Leyva en su artículo De la Representación infantil al ludus performance, la representación de un niño se entiende no solo como un fin artístico, sino también como un medio para el desarrollo integral de la personalidad del infante. A esta concepción pedagógica la denomina lúdica-liberadora.
De sobra es sabida la importancia del "performance" y el "happening" en el arte, ¿por qué subestimar estas creaciones en la infancia?.

LIBROS

Las librerías y bibliotecas apenas tienen libros acerca del arte infantil y mucho menos común es encontrar información valiosa para trabajar la creatividad con los niños según mi experiencia. La mayoría de documentos que caen en mis manos fácilmente son libros de plástica guiada que, bajo mi punto de vista, limitan la expresión y la imaginación de los niños.
La asociación Rosa Sensat de Barcelona ha editado, en estos años, información sobre talleres de plástica en la escuela, algunos de ellos muy interesantes. El libro Hacer Plástica, un proceso de diálogos y situaciones es un buen manual para entender lo que supone la creación plástica en las escuelas. Todo el libro gira alrededor de la educación artística, estética o plástica en las primeras edades con una base pedagógica importante.
La asociación edita, además de libros para docentes, la Revista infancia, dirigida a profesionales de la educación infantil (0-6 años). Particularmente me ha resultado interesante el número 158 (septiembre-octubre 2007) que hace hincapié en el juego heurístico y la experimentación como medio para la adquisición de elementos importantes en su desarrollo.
Hablando de la edición europea infancia en Europa de la revista, nos encontramos una dedicada exclusivamente al arte y cómo se trabaja a nivel europeo.
Es de vital importancia, al trabajar el arte con los niños, conocer sus etapas de desarrollo y reconocer el desarrollo personal de cada uno de ellos a la hora de trabajar con ellos. Partimos de la base del niño, sus conocimientos y destrezas para iniciar cualquier trabajo creativo evitando, así, exigir y limitar su desarrollo. En Las artes plásticas en la educación artística y estética infantil —que ha escrito la maestra en Artes Plásticas y Gráficas Alicia Venegas— encontramos detalladas las etapas gráficas de los niños, así como los requisitos que debería tener todo docente de plástica. Realiza también un análisis interesante de técnicas plásticas, materiales y técnicas didácticas para desempeñar el trabajo cumpliendo unos determinados objetivos.
Un punto y aparte merecen los libros de artistas concretos dirigidos a los talleres de arte infantiles. Un ejemplo lo podemos encontrar en las ediciones que realizó el constructivista César Fernández Arias en el año 2005 como resultado de un taller de pintura y construcción que impartió en el curso 2003-2004 con niños, dedicado al juego y la creación, un verdadero laboratorio de experimentación. El libro que recoge su experiencia y la de los niños es Taller de Pintura y Construcciones. Existe también El mundo es como yo quiero: cuaderno para dibujar, una invitación para jugar a crear sin límite de edad. Ambas ediciones pertenecen a la famosa editorial Media Vaca, que por cierto posee muchos libros y proyectos interesantes acerca de la creación en todas sus vertientes y muy motivantes hacia la lectura.